El peine de los vientos de Chillida fotografiado por Donibane