Skate en Arrigunaga al atardecer, por Donibane